AOC respects your data privacy

Why cookies? Simply because they are used to help the website function, to improve your browser experience, to integrate with social media and to show relevant advertisements tailored to your interests. Click 'I accept' to accept cookies or read our cookie statement to learn how to turn off cookies.

Accept
Las mujeres en los videojuegos
Compartir este artículo

Las mujeres en los videojuegos

La imagen de la mujer en los videojuegos ha cambiado mucho en los últimos cuarenta años. La clásica mujer objeto, guapa e indefensa, ha sido desplazada por una nueva generación de heroínas aguerridas e independientes.


Damas en apuros

Los personajes femeninos aparecieron por primera vez en los videojuegos a principios de los 80, aunque poco tenían que ver con las decididas luchadoras de hoy. Al principio, las grandes franquicias de juegos no sacaban personajes femeninos "jugables". Las únicas excepciones dignas de mención fueron Ms. Pac-Man del juego arcade del mismo nombre en 1982, y Samus Aran de la famosa saga Metroid, aunque el sexo de Samus no se revelaba hasta el final sorpresivo del juego. Y en cuanto a Ms. Pac-Man, tampoco puede decirse que un círculo amarillo sea un personaje femenino empoderado.

Por lo general, las mujeres eran féminas en apuros que el héroe masculino debía rescatar, el clásico estereotipo de chica débil e ingenua. Tal vez el mejor ejemplo sea la princesa Peach que debe ser rescatada por el fontanero Mario. Esa falta de variedad de los personajes femeninos choca con la mentalidad actual, de ahí que se demandara una imagen más potente de las mujeres en los videojuegos.

La heroína fuerte... e hipersexualizada

En 1996, apareció Lara Croft en la legendaria saga Tomb Raider e inauguró una nueva era de las mujeres en el gaming. Para muchas niñas, esta aventurera era la primera protagonista femenina con la que podían jugar de verdad. Lara Croft fue un símbolo del empoderamiento de la mujer, un icono feminista y un paso de gigante hacia la igualdad de género en el gaming. Ella no era la compañera indefensa; era y es la poderosa protagonista de toda una saga. La revolución traspasó la barrera del ciberespacio y Lara Croft se convirtió en uno de los personajes femeninos de ficción más populares del mundo, sobre todo cuando Angelina Jolie la interpretó en la gran pantalla.

Aunque la arqueóloga es muy querida, también encarna una cuestión controvertida sobre la imagen de la mujer en los videojuegos, la hipersexualización: Lara Croft es famosa por sus enormes pechos y por su cinturita de avispa, una figura muy poco realista. Sin embargo, aunque podría haberse convertido en objeto de cosificación, inspiró y dio poder a innumerables mujeres y abrió el camino a la aparición de otras muchas heroínas femeninas en los videojuegos.

Personajes independientes y libres de estereotipos

Más de dos décadas después de que Lara Croft conquistara el mundo virtual, las protagonistas femeninas han proliferado como setas. De personajes cosificados, se pasó a heroínas fuertes, independientes, inteligentes y, lo más importante, realistas.

Protagonistas como la periodista Elena Fisher de Uncharted o la heroína Ellie de Last of Us rompieron los estereotipos sexuales dominantes y dieron un ejemplo de cómo escribir buenos personajes.

Fisher es una mujer fuerte e inteligente, capaz de resolver los casos más complicados. Pero también es una luchadora independiente que no duda en propinar un puñetazo cuando hace falta. La adolescente Ellie, en cambio, es una chica "normalita", no es perfecta; es fuerte aunque vulnerable. Se debate entre un sentimiento de inutilidad y la culpa de la superviviente, lo que la lleva a tomar decisiones impulsivas, pero también demuestra una fuerza emocional asombrosa al estar dispuesta a sacrificarse para encontrar la cura que salve a la humanidad. A diferencia de la dama en apuros de los inicios, esta nueva generación de féminas del gaming es igual a sus homólogos masculinos y a veces, incluso los superan.

La variedad de personajes femeninos que encontramos en los videojuegos es ahora indudable. Las mujeres han dejado de ser meros objetos para convertirse en heroínas con personalidades complejas y realistas. Un tipo de personaje que ha demostrado aportar mucho más a un videojuego que la simple "tía buena" que se ajusta a las fantasías masculinas. O, como dice la aventurera Lara Croft: "Lo extraordinario está en lo que hacemos, no en quiénes somos.”

Compartir este artículo
Artículo anterior
MÁS RÁPIDO, MÁS ALTO, MÁS FUERTE
siguiente artículo
AOC y Team Atlantis unen fuerzas