AOC respects your data privacy

Why cookies? Simply because they are used to help the website function, to improve your browser experience, to integrate with social media and to show relevant advertisements tailored to your interests. Click 'I accept' to accept cookies or read our cookie statement to learn how to turn off cookies.

Accept
Compartir este artículo

AOC tiene más consejos sobre gaming saludable

La semana pasada te propusimos cinco consejos muy útiles para que tus sesiones de juego sean más saludables. En esta segunda parte te traemos otras seis recomendaciones que evitarán que tu gran afición te traiga malas consecuencias a largo plazo.


6. Haz una pausa

Aunque ya lo dijimos en el punto 1-3 la semana pasada, no nos cansamos de repetirlo: haz descansos largos de vez en cuando. Sobre todo cuando estás desanimado por una mala racha, levantarse y hacer otra cosa es muy recomendable: cuanto más tiempo tengas pensado jugar, más importante será que descanses.

Da a tu cuerpo tiempo para relajarse y recargar pilas. Si tienes la sensación de que perdiendo el tiempo, puedes aprovechar para hacer un poco de theorycrafting o planes para mejorar tu juego. La recompensa será más resistencia, una mente más alerta o un plan de juego mejor, además de que evitarás los riesgos para tu salud que traen consigo las actividades monótonas.

7. Juega en equipo

Aunque hay personas que han descuidado totalmente su vida social por causa de los videojuegos, en realidad puede ser una afición excelente para mantener el contacto con tus amigos. Participa en juegos multijugador, conserva tus amistades y probad juegos entre todos. Pero no te olvides de conocer gente en el mundo real también. Pese a ser una fantástica herramienta social, tu vida real y tu vida digital deben estar equilibradas.

8. Aire puro para jugar con frescura

No hace falta que salgas a la calle para respirar un poco de aire fresco. Abrir la ventana también despeja la mente y mejora tu rendimiento. Estar encerrado durante mucho tiempo aumenta los niveles de CO2, lo que puede perjudicar tu capacidad para pensar. Si el aire que respiras contiene 1% de CO2 o más, te puede provocar dolores de cabeza y mareos.

9. Tranquilo y relajado

Jugar no siempre relaja. Al revés, puede ser una actividad crispante que exija nuestra atención y nuestro mejor rendimiento. Estos niveles de estrés por supuesto que afectan a nuestro organismo. El estrés afecta nuestra postura, nuestra presión arterial, nuestro ritmo cardiaco y la tensión muscular. Aunque el estrés como estimulante puede tener a veces un efecto positivo en nuestro rendimiento, demasiado nos impide rendir bien. Por ello, deberías aprender algunas técnicas para relajar tu cuerpo, sentirte más cómodo y ayudarte a recuperar el control.

10. Positividad siempre

Sentirse decepcionado, frustrado, agitado o con miedo afecta directamente a nuestra forma de percibir y jugar. Una actitud negativa casi siempre afecta a tu juego de forma negativa. A todos nos encantan los juegos y son una parte importante de nuestras vidas, pero perder no tiene consecuencias negativas reales. No debemos preocuparnos si perdemos: siempre habrá oportunidad de aprender y ser mejor jugador.

11. Duerme bien

El último consejo es muy sencillo y se aplica a la vida en general: ¡descansa! Todos nos hemos pasado noches enteras jugando porque estábamos enganchados, pero no es algo que debemos hacer muy a menudo. Dormir lo necesario es vital. Dormir poco provoca depresión y aumenta el riesgo de enfermedad cardiaca, obesidad, diabetes y tensión alta. Por no mencionar que te costará más concentrarte, algo que no conviene a un gamer.

Esperamos que estos consejos te ayuden a llevar un estilo de vida saludable, sin renunciar a la parte divertida de los juegos. Tenlos siempre en mente y escucha a tu cuerpo.


¿Tienes alguna sugerencia para jugar de manera saludable?

Hay mucho más, así que mantente informado de las novedades en Facebook y Twitter.

Nuestros productos pueden despertar el gamer que hay dentro de ti.
Descúbrelo aquí >

Leer más artículos de El gamer que llevamos dentro >

Compartir este artículo