AOC respects your data privacy

Why cookies? Simply because they are used to help the website function, to improve your browser experience, to integrate with social media and to show relevant advertisements tailored to your interests. Click 'I accept' to accept cookies or read our cookie statement to learn how to turn off cookies.

Accept
Compartir este artículo

Cómo configurar tu monitor

Te has comprado un monitor nuevo, lo has sacado de la caja y lo has montado. ¿Puedes usarlo ya? Espera... Es posible que primero debas calibrarlo para disfrutar de colores óptimos para la tarea a la que vas a destinarlo. Por suerte, casi todos los monitores AOC ofrecen una excelente precisión de color nada más sacarlos de la caja, por lo que no suele ser necesario calibrarlos si se van a destinar a un uso donde el color no tiene una importancia crítica. De modo que sí: puedes ver en ellos tu contenido web, tus fotos, vídeos y juegos, y te encantarán sus colores vivos y brillantes desde el principio.


Sin embargo, si vas a destinarlo a un uso donde el color es crítico, como la corrección de color en vídeos o la edición de imágenes, debes asegurarte de que el monitor muestre los colores con absoluta precisión. Sin una calibración adecuada, los colores pueden aparecer distintos en otros monitores. Por ejemplo, lo que tú ves como rojo puro en tu trabajo digital podría parecerse al rosa o al naranja en el monitor de otra persona, suponiendo que su monitor muestre bien los colores, claro. En resumen, sin una buena calibración, podrían no mostrarse los colores verdaderos y, por tanto, complicar innecesariamente las tareas sensibles al color.

Por suerte, hay varias formas de calibrar el monitor, algunas más precisas que otras: una sería con dispositivos especiales (colorímetros y/o espectrofotómetros) y otro analizando la imagen a ojo según tu criterio.

Un colorímetro es un dispositivo con forma de ratón que incorpora sensores y filtros de color y que detecta las más ligeras variaciones en determinados colores. Debes conectarlo a tu PC y colocarlo sobre el monitor con cuidado. La información recogida se utiliza para crear un "perfil de color" personalizado en tu sistema operativo. Este perfil indica a la tarjeta gráfica que modifique la forma en que reproduce el color para compensar los errores. También se crean perfiles de color cuando se realiza una calibración a ojo, por ejemplo, cuando se utilizan las utilidades de calibración ya instaladas en el PC o el Mac.

  • Calibrar con las utilidades de Windows o Mac. Calibración de color de pantalla en Windows 10

Asegúrate primero de que el monitor lleve encendido al menos 30 minutos para que haya alcanzado su temperatura y estado de funcionamiento normal. Comprueba que la pantalla está en su resolución nativa: si es un monitor de 4K, ejecútalo en una resolución de 4K, no en una resolución menor de, por ejemplo, 1080p. También debes seleccionar la configuración de color predeterminada en el monitor y desactivar cualquier alteración, como en el modo de juego o el modo de luz azul baja. En la opción OSD (visualización en pantalla) del monitor comprueba si aparecen canales de color individuales (rojo, verde y azul) para ajustarlos.

Windows 10 incorpora por defecto una herramienta de calibración de color. Para abrirla, teclea "Calibrar color de pantalla" en la barra de búsqueda. Las instrucciones en pantalla te guiarán paso a paso en la configuración de la gamma, el brillo, el contraste y el balance de color. Verás los errores obvios con tus propios ojos y podrás corregirlos moviendo los controles deslizantes. Para corregir la gamma prueba a ajustar el control deslizante hasta que desaparezca el punto en el centro de cada círculo (ver figura 1). Después sigue los pasos para ajustar el brillo, el contraste y el equilibrio de color. Una vez hecho esto, la imagen debe quedar limpia de cualquier tinte de color significativo. Cuando termine el proceso de calibración, puedes seleccionar "calibración actual" si estás satisfecho con los cambios o volver a la "calibración anterior" para empezar de nuevo. Haz clic en Finalizar. Windows guardará el perfil de color calibrado y lo utilizará a partir de ahora.

Ajuste de gamma en Calibración de color de pantalla en Windows 10


Gestión de color en Windows

Para comprobar o eliminar el perfil de color, abre la herramienta tecleando "Gestión de color" en la barra de búsqueda. Si está seleccionado el monitor correcto, elige "Usar mi configuración para este dispositivo". En la sección "Perfiles asociados al dispositivo", puedes ver los perfiles de color disponibles, agregar o quitar un perfil o establecer uno como predeterminado. Para ir a la configuración predeterminada del sistema, haz clic en el botón Perfil abajo a la derecha, selecciona "Restablecer mi configuración a la configuración predeterminada del sistema" y desmarca "Usar mi configuración para este dispositivo". También puedes acceder a la utilidad de calibración desde esta ventana: ve a la pestaña "Avanzados" y selecciona "Calibrar pantalla" en la sección Calibración de pantalla.

Asistente de calibración de pantalla de MacOS

En MacOS también puedes hacer una calibración a ojo parecida a la que acabamos de explicar. En tu Mac, abre el menú Apple y elige Preferencias del sistema > Pantallas > Color. Encontrarás una opción llamada "Calibrar" que abre la utilidad Asistente de Calibración de Pantalla. También puedes teclear "Pantallas" en la barra de búsqueda de Spotlight (con MacOS Catalina 10.15) y debería aparecer la utilidad "Pantallas" correspondiente. Una vez dentro, selecciona Color y luego Calibrar. La utilidad te guiará para que hagas los ajustes necesarios de gamma, brillo, contraste y balance de blancos, te ayudará a seleccionar tu temperatura de color preferida y a crear un perfil personalizado idóneo y te ofrecerá opciones para seleccionar otros perfiles de color.

2. Calibrar con un calibrador

Pero la percepción personal no deja de ser subjetiva. Utilizar un dispositivo de calibración personalizado, como un colorímetro o un espectrofotómetro, es un método mucho más exacto y objetivo de lograr colores precisos en un monitor. Para la mayoría de los usos profesionales, existen calibradores bastante precisos a un precio muy asequible, entre 180 y 280 dólares o euros. El dispositivo calibrador se conecta al ordenador vía USB y funciona con el software de calibración incluido. La mayoría de estos dispositivos están diseñados para colgarlos de forma segura de la parte superior del monitor y colocarlos muy cerca del panel, en la posición deseada.

Como en los pasos anteriores, primero debes preparar el monitor para la calibración: selecciona el modo predeterminado, deja que se caliente y asegúrate de que el panel esté limpio de manchas para que los sensores puedan hacer bien su trabajo. Instala y abre el software de calibración y sigue las instrucciones en pantalla.

Si el menú OSD del monitor tiene controles para ajustar los canales de color (rojo, verde, azul), comprueba si hay alguna opción importante que seleccionar en el software de calibración. Al seleccionar esta opción, el calibrador te recomendará cómo ajustar la OSD del monitor para lograr la mejor precisión posible. El software te guiará paso a paso por el proceso de calibración y creará un "perfil de color" personalizado. Los pasos anteriores de la sección "Gestión de color" de Windows también te ayudarán a seleccionar, añadir o eliminar perfiles de color personalizados o a seleccionar el perfil predeterminado.

Los colorímetros son eficaces solo con los medios trasmisivos (que emiten luz, como las pantallas), pero los espectrofotómetros son eficaces con los medios tanto trasmisivos como reflectivos (como el papel). Por tanto, si quieres "imprimir lo que ves", te conviene optar por un espectrofotómetro. El inconveniente es que son bastante más caros que los colorímetros, que solo funcionan con monitores.

Después de la calibración, te sorprenderá ver que, gracias a la experiencia en monitores y los paneles de alta calidad de AOC, la mayoría de los monitores AOC necesitan una calibración mínima o ningún ajuste importante.

Si te preguntas cuáles son los monitores AOC con los mejores paneles en cuanto a precisión de color, echa un vistazo a los monitores profesionales AOC con paneles IPS. Comparados con los paneles TN y VA, más indicados para juegos y ocio, los paneles IPS ofrecen una precisión de color excepcional y amplios ángulos de visión para minimizar las desviaciones de color causadas por los sutiles cambios en la posición de visión. Encontrarás más información sobre los paneles IPS y sus características técnicas aquí. Entra en este enlace aquí y echa un vistazo a la gama de monitores AOC con paneles IPS.

Compartir este artículo
Artículo anterior
Hardwaresfera ha probado el AOC U2790PQU. El medio ha quedado muy satisfecho con el monitor.
siguiente artículo
AOC expande su cartera de monitores de negocios con diez nuevos modelos de la serie P2