AOC respects your data privacy

Why cookies? Simply because they are used to help the website function, to improve your browser experience, to integrate with social media and to show relevant advertisements tailored to your interests. Click 'I accept' to accept cookies or read our cookie statement to learn how to turn off cookies.

Accept
Compartir este artículo

Compasión, amor y bondad: déjate llevar por el espíritu de la Navidad

La Navidad ha llegado y con ella, ese espíritu tan especial que hace que nos olvidemos de nosotros mismos y que estemos más dispuestos a dar que a recibir. Desde ese espíritu navideño, vamos a contaros varias historias de compasión, bondad y altruismo ocurridas en la comunidad del gaming, para que tú también te dejes invadir por el espíritu generoso de estas fechas.

Pese a su mala fama, los videojuegos tienen un efecto tremendamente positivo en las vidas de las personas. Los actos de compasión, amor y bondad, aunque sean virtuales, no solo pueden animar a una persona que lo necesita, sino que son un ejemplo de cómo deberíamos comportarnos, nosotros los gamers, como seres humanos.

Encontrar amigos que te apoyen en World of Warcraft

Un artículo del New York Times relata tres historias ocurridas a jugadores del MMORPG de Blizzard World of Warcraft en Navidad. Los tres entrevistados tienen amigos en las comunidades online con los que viven una vida que no pueden tener en el mundo real.

Uno de ellos, Stefan Szalk, contó que había tenido una vida muy dura. El día de Navidad estaba solo y sus colegas de WoW se conectaron online para hacerle compañía y celebrarla con él. A Szalk todo este apoyo y cariño de sus amigos virtuales le dieron mucha fuerza. Sus amigos tampoco tuvieron que hacer mucho, pero a veces un pequeño gesto hace milagros.


Historias como las que cuenta el BBC son bastante frecuentes. Muchas personas se hacen regalos en estas fechas e incluso jugadores de facciones rivales aparcan sus diferencias para celebrarlas juntos y en armonía. Cualquiera que haya jugado puede verse reflejado y hasta puede que lo haya vivido en carne propia, al menos en cierta medida.

Haz el amor y no la guerra

La mayoría de los juegos de disparos en primera persona (FPS) van de matar enemigos a lo bestia. El juego de disparos Verdun de WWI pertenece a esta categoría. Por ese motivo, el especial de la Navidad 2016, llamado “Christmas Truce”, dejó boquiabierto a más de uno: en vez de lanzar al jugador a esta masacre de uno de los conflictos más sangrientos de la humanidad, los jugadores recrearon el histórico episodio en el que los soldados de ambos bandos cesaron las hostilidades para celebrar juntos la Navidad.


En este especial, los jugadores echan partidas de fútbol, se tiran bolas de nieve, escriben tarjetas navideñas a sus amigos y enemigos o cantan villancicos. Por una vez, no había que ganar batallas sino pasar tiempo con otros jugadores en paz y armonía.

Las ventas de este especial tuvieron un efecto colateral positivo: además de cohesionar aún más a la comunidad de Verdun y de conmemorar este episodio único en la historia, los desarrolladores M2H y Black Mill Games donaron los beneficios a War Child, una organización benéfica que ayuda a los niños víctimas de las guerras modernas.

Los actos de bondad no son solo en Navidad

Aunque siempre gusta conocer estas historias en Navidad, la bondad y la generosidad no tienen por qué limitarse a estas fechas. Más bien, deberían servirnos de aliciente para cambiar y vivir según estos principios en todo momento.

En 2017, el streamer de Counter-Strike Adam “Loop” Bahriz fue expulsado de un juego por sus compañeros de equipo por su forma de expresarse. Loop padece una enfermedad degenerativa llamada neuropatía motora y sensorial hereditaria (HSAN) que le impide tener un control sobre el habla, por lo que su expulsión fue una experiencia muy dolorosa.


Este trato desató una oleada de indignación en la comunidad de CS y en pocas horas, 5000 personas visitaron su stream para enviarle apoyo y palabras de ánimo y para donar cientos de dólares. Con este dinero pudo pagarse la operación que necesitaba.

¡Reparte felicidad!

La lección que nos enseñan todas estas historias es que hacer el bien es totalmente gratis y que además no cuesta nada. Solo necesitas un poco de compasión y seguro que recibirás una respuesta positiva en el acto. No importa si estás haciendo nuevos amigos o conociendo a un extraño en un juego: en tu mano está repartir un poco de felicidad esta Navidad.

Compartir este artículo