AOC respects your data privacy

Why cookies? Simply because they are used to help the website function, to improve your browser experience, to integrate with social media and to show relevant advertisements tailored to your interests. Click 'I accept' to accept cookies or read our cookie statement to learn how to turn off cookies.

Accept
Compartir este artículo

Dos grandes logros del gaming: la tolerancia y la inclusividad

Una de las grandes ventajas del gaming es que te permite ser quién quieras ser o lo que quieras ser. En los mundos virtuales de nuestros juegos favoritos, los jugadores pueden ponerse en la piel de cualquier personaje y hacer lo que les venga en gana. Lo mismo ocurre con los juegos multijugador, donde no importa cómo seas ni de dónde vengas.

Sin embargo, desde fuera, la comunidad del gaming no se percibe como tolerante, pues ha vivido episodios tóxicos y controvertidos que han recibido bastante atención mediática a lo largo de los años. Nosotros, los jugadores, no creemos que esta imagen haga justicia a lo que significa ser un gamer, por eso queremos dar a conocer algunos ejemplos positivos que representan justo lo contrario del estereotipo de que la comunidad del gaming es tóxica.

De hecho, el gaming es una actividad que une a personas de todo el mundo, con independencia de su orientación sexual, credo, sexo, edad, origen u otros aspectos. En cierto sentido, los juegos te dan la sensación de pertenecer a un amplio colectivo.

Nos vuelven más inclusivos

El gaming se ha convertido en un fenómeno de masas. Ha calado en todas las capas de la sociedad y conecta jugadores de todo el mundo gracias al enorme poder de internet. Nos une a todos y nos permite encontrar fácilmente a personas con ideas afines y establecer vínculos con ellas a través de los juegos.

Se ha demostrado, por ejemplo, que cuando un grupo triunfa en un MMORPG (videojuego de rol multijugador masivos en línea), afecta positivamente a su autoestima. También, que este tipo de experiencias fortalece los vínculos sociales entre jugadores (Gabbiadini, et al 2014). Como el gaming elimina el peligro de ser juzgado por ciertos estereotipos, solo cuenta tu valía como jugador.


Derribando prejuicios

Algunos jugadores han trasladado su fama virtual al mundo real gracias a su enorme valía. El más famoso es probablemente Dominique McLean, más conocido como SonicFox. Es un jugador profesional de juegos de lucha que representa a EchoFox. Arrasa en varios títulos y ha ganado varios campeonatos en Dragon Ball FighterZ y Injustice 2.

Habla sin tapujos de su orientación sexual en sus redes sociales y está orgulloso de representar a personas que se salen de la heteronormatividad.

Por su parte, Adam “Loop” Bahriz es un streamer de CS:GO discapacitado que recibió mucho apoyo tras ser acosado en internet. Y no fue por un afán de sobreprotegerle por su enfermedad genética, sino porque es un jugador brillante pese a su discapacidad visual y auditiva.

Otro gran ejemplo de tolerancia en los videojuegos lo dio Sasha “Scarlett” Hostyn. La jugadora de StarCraft 2 se hizo famosa en el RTS de Blizzard como una de las mejores jugadoras de todos los tiempos. Goza de gran respeto en el sector y se ha convertido en una de las profesionales más aclamadas de la historia. Su condición de persona transgénero no es un problema para sus colegas. A nadie le importa.

Unidos por el gaming

El sentido de pertenencia es increíblemente grande en la comunidad de gamers. Nuestra afición nos permite vivir experiencias que contar y marcarnos objetivos. De ahí que el gaming sea un medio fantástico para favorecer la tolerancia.

¿Qué ejemplos de tolerancia has vivido como jugador? Cuéntanoslo en los comentarios.

Fuente

Gabbiadini, Alessandro, Silvia Mari, Chiara Volpato, and Maria G. Monaci. 2014. Identification processes in online groups: identity motives in the virtual realm of MMORPGs. Journal of Media Psychology, 26(3):141-152


Tenemos mucho más que contarte, no dejes de seguirnos en Facebook y Twitter.

Descubre cómo nuestros productos pueden despertar el jugador que llevas dentro aquí >

Leer más artículos de
El jugador que llevas dentro >

Compartir este artículo