AOC respects your data privacy

Why cookies? Simply because they are used to help the website function, to improve your browser experience, to integrate with social media and to show relevant advertisements tailored to your interests. Click 'I accept' to accept cookies or read our cookie statement to learn how to turn off cookies.

Accept
Compartir este artículo

Los juegos que lo empezaron todo: DOOM

Algunos juegos no solo son geniales, son tan buenos que hicieron escuela. Nos referimos a clásicos que crearon un género desde cero, introdujeron técnicas o acciones rompedoras e influyeron en generaciones enteras de gamers. Queremos dedicar la primera parte de nuestra serie “Los juegos que lo empezaron todo” a un título muy especial: DOOM.


Hoy, los juegos de acción en primera persona (FPS) se cuentan entre los géneros más populares en vídeo u ordenador. Títulos como Call of Duty, Halo, Counter-Strike: Global Offensive y PUBG son míticos en la industria moderna, con millones de jugadores cada uno.

A principios de los 90, el ahora legendario estudio id Software revolucionó el gaming: tras el éxito de su primer lanzamiento, Wolfenstein 3D (1992), los desarrolladores liderados por John Carmack, Tom Hall y John Romero siguieron apostando por la fórmula de este aclamado juego y acabaron creando ellos solos un género nuevo.

El alba de una nueva era

El fruto de su trabajo fue DOOM (1993), un shooter de acción endiablada en la que los jugadores deben abrirse paso por laberintos plagados de monstruos, resolver acertijos no muy complicados y acceder a un arsenal de armas más potentes. Aunque comparado con los estándares actuales el juego tiene un aspecto algo desangelado, DOOM aportó innovaciones técnicas que fueron imitadas por todos sus sucesores.

El motor permitía un nivel de diseño más complejo que otros juegos 3D. Elementos que hoy no nos parecen nada del otro mundo, como escaleras, ventanas, plataformas móviles y ascensores, eran por aquel entonces novedades que hacían el mundo de DOOM más auténtico, fascinante y ameno.

Doom (izquierda) fue el primer FPS que recurrió a originales efectos luminosos para transmitir miedo y suspense. Esta técnica ha sido perfeccionada por juegos modernos como Alien Isolation (derecha). Fuente: id Software/Creative Assembly, YouTube


Al atenuar la iluminación, los colores se difuminaban en la oscuridad creando la ilusión de distancia espacial e iluminación variable. La iluminación dinámica contribuyó en gran medida a la atmósfera de DOOM, que infundía miedo y horror en los jugadores como ningún otro juego lo había hecho hasta ese momento. Desde entonces, ese contraste de luz y oscuridad se ha convertido en habitual en los shooters de terror, como podemos ver en Dead Space y Alien Isolation, que llevaron el efecto al extremo.

Fuente de inspiración

id Software se inspiró en varios iconos de la cultura pop, desde películas de acción como Terminator y Alien, a la imaginería satánica de juegos de rol fantásticos, pasando por el thrash metal y la ciencia ficción. Half-Life fue uno de los títulos que bebió de las ideas de DOOM. Tiempo después, un mod de Half-Life llamado Counter-Strike acabaría convirtiéndose en uno de los esports más populares del mundo, hecho que sin DOOM hubiera sido prácticamente imposible.

A medida que avanzamos de nivel en Doom nos salen al paso criaturas grotescas. Muchos juegos copiaron este estilo y reutilizaron conceptos introducidos en Doom. Fuente: id Software


Inventor del modo multijugador

La dilatada popularidad del juego está estrechamente vinculada a su modo multijugador. Los jugadores pueden competir directamente entre sí y encontrar retos totalmente nuevos después de terminar el juego. Este modo multijugador lo copiaron la mayoría de FPS que siguieron a DOOM e impulsó el auge de los juegos en las redes.

Quake (1996), sucesor de DOOM, fue probablemente el más influyente en este aspecto. Puede que sea el clásico de esports que ha generado más clanes y equipos; la base de organizaciones internacionales como SK Gaming y otras. Los juegos de disparos más populares de nuestros días, Fortnite y Apex Legends, siguen teniendo mucho en común con esos títulos antiguos: el juego trepidante y llena de acción y la implacable competitividad de la experiencia multijugador son marcas de la casa que comparten ambas generaciones de shooters. Teniendo en cuenta todo lo que ha avanzado el género en los últimos 25 años, es asombroso que un solo juego haya cambiado tanto la industria de los juegos.


Tenemos mucho más que contarte, no dejes de seguirnos en Facebook y Twitter.

Descubre cómo nuestros productos pueden despertar el jugador que llevas dentro aquí >

Leer más artículos de
El jugador que llevas dentro >

Compartir este artículo