AOC respects your data privacy

Why cookies? Simply because they are used to help the website function, to improve your browser experience, to integrate with social media and to show relevant advertisements tailored to your interests. Click 'I accept' to accept cookies or read our cookie statement to learn how to turn off cookies.

Accept
Compartir este artículo

MÁS RÁPIDO, MÁS ALTO, MÁS FUERTE

Millones de personas en todo el mundo juegan y compiten en videojuegos. Sin embargo, solo un porcentaje mínimo llega a la cumbre. El camino para ser profesional es extraordinariamente difícil, y está jalonado de frustraciones y fracasos.

Antes de plantearte si quiera el llegar a entrar en un equipo profesional, es necesario haberle dedicado miles de horas, haber practicado con perseverancia y conocer el juego a fondo. Uno de los equipos profesionales más laureados y que destaca por su búsqueda y desarrollo de nuevos talentos es G2 Esports.

El equipo estrella de G2 es sin duda su roster de League of Legends que arropa al jugador polaco Marcin “Jankos” Jankowski. Con tres splits de LEC (Campeonato Europeo de League of Legends), una victoria en el Mid-Season Invitational 2019 y un subcampeonato en el último mundial, G2 es uno de los equipos de esports más grandes de todos los tiempos.

Sin embargo, el comienzo de G2 en el split de verano de 2020 fue el peor que recuerdan Jankos y sus compañeros. "Metimos la pata y por eso nos vapulearon a todos", declaró el jugador de 24 años en una entrevista a Korizon Sports.

Solo una semana más tarde, tras su decepcionante inicio de temporada, habían recuperado la plena forma y ya doblegaban a sus rivales de la LEC. Ya se sabe que mantenerse en la cumbre es casi tan difícil como llegar a ella. Pero ¿qué motiva a los jugadores a seguir practicando y compitiendo?

AOC ha hablado con los profesionales de G2 Esports y nos han contado sus vivencias a lo largo de este camino.

Ser campeón del mundo

Aparte de sus éxitos en League of Legends, G2 cuenta con un plantel fuera de serie en otros juegos, como Rainbow Six Siege. En 2019, Juhani "Kantoraketti" Toivonen ganó el Six Invitational, el campeonato mundial de este juego, lo que reportó a su equipo la nada desdeñable suma de 800.000 dólares.

Pero para levantar el trofeo fueron necesarias miles de horas de práctica. Como muchos otros jugadores, Kanto también soñaba con ser profesional. "Siempre he querido ser jugador de esports, pero tampoco lo he dado por seguro", recuerda en nuestra entrevista. El finlandés advierte que no es bueno dar por seguro que llegarás a ganarte la vida como gamer profesional.

Una de las razones es que ser profesional tiene un coste alto, ya que tendrás que perfeccionarte continuamente. Por eso, amar tu trabajo ayuda. "Alguna vez me he molestado por alguna circunstancia del juego o por decisiones que se han tomado", admite Kanto, "pero el 99% de las veces juego porque disfruto haciéndolo".

"El peor momento de mi carrera"

Cada victoria es la culminación de un proceso que también conlleva fracasos y decepciones. Para ser más fuertes, los jugadores deben aprender de las derrotas y vencer a su peor enemigo: ellos mismos. El compañero de equipo de Kanto, Aleksi "UUNO" Työppönen recuerda como si fuera ayer el momento más amargo de su carrera.

En mayo de 2019 se incorporó al G2, "el mejor equipo de la historia del Rainbow Six Siege" poco antes del Raleigh Major. Esta ocasión que debería ser la más memorable en la trayectoria de UUNO como profesional, acabó transformándose en la más dolorosa. G2 perdió en las grandes finales del Mayor contra Team Empire y muchos arremetieron contra el recién llegado culpándolo de la derrota. ¿Cómo afrontó UUNO esta situación? "Lo que hice fue trabajar más todavía para que no volviera a suceder y para probarme a mí mismo como jugador individual", explica el joven gamer de 25 años.

Aunque G2 Esports no ha podido revalidar su triunfo de 2019, acaba de conseguir el subcampeonato en la última Pro League. Un resultado que a UUNO le sabe a poco: "El primer puesto es lo único que debe contentarte y el único objetivo que debes fijarte". Aún así, el G2 ha vuelto a la senda del éxito y ahora tiene más razones para mejorar. Nunca te rindas. Perfecciónate siempre. Este es el credo vital de los jugadores de G2.

Compartir este artículo