AOC respects your data privacy

Why cookies? Simply because they are used to help the website function, to improve your browser experience, to integrate with social media and to show relevant advertisements tailored to your interests. Click 'I accept' to accept cookies or read our cookie statement to learn how to turn off cookies.

Accept
Compartir este artículo

Salud ocular: el modo Low Blue Light de AOC cuida de tu vista aunque pases muchas horas ante el monitor

En 2019 la cantidad de tiempo que pasamos mirando a la pantalla es alarmante. Monitores, portátiles en el trabajo o en clase, televisores de gran formato, teléfonos móviles o tabletas... estamos rodeados de pantallas por todas partes. Sin embargo, recientes estudios sugieren que mirar pantallas durante tantas horas podría no ser tan inofensivo como parece. Para evitar los nocivos efectos causados por determinadas longitudes de onda, AOC ha dado un paso al frente y ha creado el modo Low Blue Light (luz azul baja). Esta tecnología filtra parte del espectro de luz azul, por lo que contribuye a aumentar la seguridad y el bienestar cuando se trabaja con monitores muchas horas.

Las pantallas de hoy emiten un amplio espectro de longitudes de onda

Las LCD (pantallas de cristal líquido) normales –aparte de las OLEDs– no emiten luz directamente, pero emplean una luz de fondo para iluminar los píxeles. Desde la última década, concretamente desde 2010 más o menos, la fuente luminosa más utilizada en estas pantallas son los LED (diodos emisores de luz) debido a que su consumo es muy inferior al de las lámparas fluorescentes compactas empleadas hasta ese momento. La LED blanca es esencialmente una fuente bicromática que combina la emisión de un LED azul (pico de emisión en torno a 450–470 nm) con otro fosforito amarillo (pico de emisión en torno a 580 nm) que parece blanca al ojo cuando se la mira directamente[1]. Pero ¿cuánto sabemos de la luz de fondo LED? ¿Estamos seguros de que no daña la vista?

Vamos a repasar los últimos estudios que apuntan a que el modo Low Blue Light de los monitores AOC es la solución a este problema.

Pero antes, conviene aclarar un poco qué es el espectro de luz solar. La luz visible es la luz con una longitud de onda de entre 380 (extremo azul) y 780 nm (extremo rojo). Nuestros ojos también reciben el impacto luminoso del espectro ultravioleta (UV) e infrarrojo (IR). El daño que provocan los rayos UV de alta energía es sobradamente conocido y puede neutralizarse con gafas de sol y con la propia fisiología del ojo. Pero las longitudes de onda azul-violeta en torno a 380-440 nm, también llamadas “luz visible de alta energía (HEV)”, atraviesan el ojo sin ningún tipo de filtro y llegan a la retina. En comparación, la luz UV se absorbe en la parte delantera del ojo y solo el 5% llega a la retina.

La luz azul daña la vista

Actuales estudios basados en ensayos in-vitro y en roedores (no en humanos) demuestran[2] que la exposición a la luz azul puede desencadenar reacciones tóxicas en las células fotorreceptoras del ojo. El retinal (retinaldehido), que es el componente químico que desencadena las señales químicas que llegan al cerebro y hacen posible la percepción luminosa, es muy vulnerable a la luz azul, lo que desencadena la muerte de las células. Este daño irreparable de las células fotorreceptoras puede provocar la degeneración macular y, a la larga, la ceguera. La degeneración macular asociada a la edad (DMAE) es[3] la causa más común de ceguera, según un estudio de 2013.

También hay otro elemento importante que no debemos olvidar: la luz azul altera el ciclo de sueño-vigilia, el llamado[4] ritmo circadiano. En efecto, la luz azul de onda corta afecta al ajuste de fases del reloj circadiano y suprime le producción de melatonina, la hormona del sueño[5].

Tecnologías innovadoras que filtran las longitudes de onda dañinas

AOC ofrece dos soluciones para responder al problema de la luz azul. La primera es de software: el modo Low Blue Light de AOC. Lo incorporan casi todos los monitores nuevos AOC y se puede ajustar en un amplio rango. En este modo, la temperatura de color se altera ligeramente para eliminar los tonos azules. Cuando se utiliza el modo Low Blue Light, la reproducción de color del monitor cambia solo ligeramente. Además, para realizar trabajos donde el color tiene una importancia crítica, esta función se puede desactivar fácilmente en los ajustes del monitor.

La segunda solución es de hardware: la tecnología Anti Blue Light de AOC, que ajusta la longitud de onda pico del espectro azul a una longitud ligeramente más larga, de 444 nm a 464 nm. De esta forma, el 90% de la luz azul de longitud de onda corta, tan perjudicial para el ojo, se elimina y se ajusta a una parte del espectro inofensiva, con una longitud de onda más larga. Como solo se ajusta ligeramente el pico, la temperatura de color permanece igual y la reproducción de color no se ve afectada.

low.jpg?mtime=20190501150051#asset:929278

Tecnología Anti Blue Light de AOC: El pico de la LED se ajusta a una longitud de onda más larga. Cuadro azul: el espectro incluye la dañina luz azul, de onda corta

Cuadro naranja: el espectro incluye solo el 10% de luz azul de onda corta

Un entorno de trabajo más saludable con los monitores AOC

En los entornos laborales, cuando los horarios de trabajo no se solapen con el horario diurno, estas opciones que filtran la luz azul permiten a los usuarios evitar los posibles daños a los ojos, pero también reducen la exposición a la luz azul, aumentando la producción de melatonina. Activando esta función, los ritmos circadianos de los usuarios no se alteran: concilian el sueño por la noche, como manda la naturaleza, y descansan para afrontar con energía el siguiente día de trabajo.

Las empresas, en lugar de instalar filtros físicos en sus monitores, pueden optar por una alternativa más barata como son los monitores con modo Low Blue Light de AOC. Las pantallas AOC son por tanto la opción más lógica y razonable para modernizar un espacio de trabajo conforme a las últimas recomendaciones de salud y bienestar.

[1] https://www.spiedigitallibrary.org/conference-proceedings-of-spie/3002/0000/Present-performance-of-InGaN-based-bluegreenyellow-LEDs/10.1117/12.271048.short?SSO=1

[2] http://utnews.utoledo.edu/index.php/08_08_2018/ut-chemists-discover-how-blue-light-speeds-blindness

[3] https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4561509/

[4] https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4734149/

[5] https://www.health.harvard.edu/staying-healthy/blue-light-has-a-dark-side

Compartir este artículo
Artículo anterior
AOC amplía su línea de negocio con prácticos accesorios: Un lugar de trabajo moderno gracias a las soluciones profesionales de AOC
siguiente artículo
Un matrimonio de estilo sobresaliente y tecnología de visualización de primera categoría: Dos nuevos monitores AOC diseñados por el Estudio F. A. Porsche