AOC respects your data privacy

Why cookies? Simply because they are used to help the website function, to improve your browser experience, to integrate with social media and to show relevant advertisements tailored to your interests. Click 'I accept' to accept cookies or read our cookie statement to learn how to turn off cookies.

Accept
Compartir este artículo

Un monitor curvo puede mejorar mucho tu experiencia de gaming

Hace años que AOC incorporó una gama de monitores curvos a su catálogo de productos. Aunque hay quien piensa que la curvatura es una característica superflua en los monitores, no es así. En este artículo vamos a explicarte las ventajas que ofrece un monitor curvo y por qué puede mejorar tu experiencia.

A medida que avanza, la tecnología siempre encuentra nuevas formas de simular las condiciones del mundo real. La relación de aspecto es lo que hace que te sumerjas en el juego: si buscas esto, te conviene un monitor que se adapte a la curvatura natural de tus ojos.

Después de todo, el ojo humano no percibe las imágenes totalmente planas, sino con una ligera curvatura. Los monitores curvos contribuyen a un mayor nivel de inmersión al crear un efecto 3D mientras que los planos solo muestran imágenes en dos dimensiones, carentes de profundidad visual. De ahí que los monitores curvos parezcan mucho más anchos de lo que realmente son pues se adaptan al funcionamiento del ojo humano.

Más juego en tu pantalla

Si te gustan los juegos con una relación de aspecto extra ancha, no lo dudes: te conviene un monitor de gaming curvo. La simulación de las carreras modernas, por ejemplo, se beneficia y no poco de estas pantallas gigantes. Al tener un mayor campo visual, te da la impresión de estar sentado en un coche real. Aunque la curvatura realza cualquier juego 3D, el efecto es más notable en los que tienen perspectiva en primera persona.

Las pantallas curvas cuentan con una calidad de imagen mucho mejor, sobre todo comparadas con los bordes de las pantallas planas: cuanto más grandes son, más lejos están los bordes. Esto no ocurre con los modelos curvos: la distancia a tus ojos siempre es la misma, de manera que la calidad de la imagen percibida es más coherente.

Juegos más confortables para tus ojos

Como vimos en uno de nuestros artículos, jugar en exceso puede suponer una carga muy pesada para nuestro cuerpo, especialmente para los ojos https://eu.aoc.com/en/gaming/news/aoc-guide-to-healthier-gaming. Mientras que las pantallas planas proyectan la luz en líneas rectas, las curvas dirigen la luz directamente al espectador. De esta forma se limita la distorsión de imagen, mitigando los efectos negativos para tus ojos, como la tensión ocular. Los monitores curvos de AOC también reducen al mínimo la exposición a la luz azul. Se sabe que estas ondas causan dolor ocular y de cabeza, además de otros efectos negativos. La mayoría de los expertos recomiendan monitores curvos para quien pase muchas horas delante de una pantalla, pues aumentan el confort visual de una manera radical.

Pasa al siguiente nivel en monitores

La diferencia entre los monitores planos y los curvos es evidente para quien lo experimenta con sus propios ojos. El nuevo AGON 3, por ejemplo, es un modelo curvo de 35” concebido según los más elevados estándares del gaming. Su resolución ultra alta (3440 x 1440 píxeles) hace que los juegos cobren vida con una calidad nunca vista hasta ahora.

Compartir este artículo